«Una Iglesia atenta al mensaje de Dios»