Fuego y martillo – la Palabra de Dios: Jeremías 23,29