«El Trabajo I» – El Ejemplo Perfecto